A mis lectores melómanos dedico lo que, bajo el título “En defensa de una voz”, escribió el destacado tenor coruñés Enrique Paz (primera fotografía) sobre un admirado colega: “El tenor Jonas Kafmann suscita muchas controversias entre los que amamos profundamente la ópera. Muchos son sus detractores y otros muchos los que lo admiramos.

“Creo que para juzgar la técnica de [email protected] cantante, habría que tener unos mínimos conocimientos de lo que es este mundo tan complejo del canto lírico, en cuanto al manejo de la voz se refiere. En el mundo de la ópera sucede lo mismo que en el fútbol o en los toros. Cada espectador es un auténtico especialista en cualquiera de estas dos facetas. En el fútbol todo el mundo sabe cómo debía de haber jugado un futbolista, y lo que debía de haber hecho el entrenador. Todo teoría. En el mundo taurino, igualmente cada persona que está en su tribuna sabe cómo debía haberse toreado al pobre animal, y si los picadores lo hicieron bien o mal. Otros teóricos. Pero en ambos casos, ni en la ópera hay alguien que diga «es que como canta este señor, casi lo hago yo mejor» …. y lo mismo sucede en el coso taurino. Cada persona es un torero profesional, acomodado en su asiento.

“Sobre gustos no hay nada escrito, como se suele decir con los colores. Eso es absolutamente respetable, como no podía ser de otra manera. Pero están los que saben más que nadie y quieren sentar cátedra. La voz de Kaufmann tiene un color especial, que la hace inconfundible (como pasaba con Kraus, Corelli, Del Monaco y otros). Pues ese color al estilo Vinay, es el que me encanta. «La voz está entubada, la voz está engolada, es más pequeña de lo que parece en los discos, los agudos son forzados, los pianos son falsetes, la voz ha perdido frescura ……». Bueno, pues ahora díganme algo positivo, o no hay nada en su voz que merezca la pena …..

“Todos recordamos a mitos del canto, y voy a comenzar por uno por el cual tengo un cariño especial por su voz, que ha sido Giuseppe Di Stefano. Voz bellísima, fraseo maravilloso, seductor en su canto, sentimiento en la interpretación, pero … pasados pocos años la voz se volvió más pesada y los agudos estaban totalmente abiertos. Pero por ello no dejo de ser el gran Pippo. Otro grandísimo, Renato Bruson. Técnica rigurosísima, centro lleno y pastoso, pero los graves muy justitos lo mismo que los agudos. ¿Alguién puede discutir la grandeza de Bruson?.

“Habrá quien diga, ¡¡¡ es que no vas a comparar a Kaufmann con estos dos colosos de la lírica ¡¡¡. ¿Y por qué no?. Cada uno con sus virtudes y sus defectos ocupan y han ocupado un lugar privilegiado en el mundo del canto.

“Yo, esta mañana he escuchado de un tirón, la Adriana Lecouvreur de Gheorghiou y Kaufmann del Covent Garden, y tengo que decir que disfrute muchísimo escuchando a ambos intérpretes, y todo lo que pueda conseguir de Kaufmann (ya tengo bastantes grabaciones), las voy a «saborear» con sumo placer”.

La pintora ferrolana Manuela Castro no para de viajar, cosa que le encanta. Pero siempre tiene un hueco para enviarme algún mensaje o noticia: “Pronto termina hoy. Estuve ocupada todo el día.  Estoy contenta. Un día precioso. ????. Ahora mismo he leído tu «Nueva Normalidad». Me gusta ver y tener tantos amigos que te aprecian. TENER AMIGOS ES UN LUJO. Feliz viernes. ???”.

Y, hablando de viajar, no me cansaré nunca de recomendarles que recorran Galicia, aún dentro de las limitaciones actuales impuestas por el maldito Coronavirus. Nuestra región tiene lugares y cosas de increíble calidad y belleza, valoradas a nivel mundial: playas, monumentos, parajes naturales, museos…. y una gastronomía que apenas tiene parangón. Un ejemplo de esa belleza lo tienen en la segunda fotografía que ilustra esta información, que me remitió Julia-María Dopico, Profesora del Conservatorio Profesional de Música de La Coruña. Se trata de una vista de los Acantilados de Loiba, sitos en Ortigueira (La Coruña), que obtuvo desde el famoso “Mejor banco del Mundo”.

Sobre la reciente y exitosa celebración de mi Cumpleaños Natural, la destacada pintora y cantante Carmen Torreiro escribió lo que sigue: “Vamos a ver, fue tu cumpleaños y yo sin enterarme. Te deseo que cumplas muchos más y yo que lo vea, claro. Que seas muy feliz!!!. Un fuerte abrazo”. Y añadió: “Lo siento, hace algunos días que no los leo. Sigo algo deprimida porque el estómago sigue sin querer arreglarse. Y me canso de hacer pruebas. El día 5 tuve una revisión. El internista me cambió la medicación, pero sigo más o menos. Tengo una ecografía el día 4 y así me tienen de oca a oca y tiro porque me toca. ???????”. ¡Ánimo, Carmen, todo saldrá bien!.

Sigo con pintoras. Hacía tiempo que no tenía noticias directas de mi buena amiga Nany Osende, distinguida artista coruñesa, que me remitió este breve mensaje: “Feliz cumpleaños con retraso…?. Buen fin de semana. Besos”.

Conchy Carrodeguas, auténtica alma mater de la colonia cubana residente en Galicia, me remitió este guasapo: “Ohhh Felicidades de nuevo. Vaya fiestón y tantos amigos que tienes. Qué sea siempre así unidos felizmente. Veré también el periódico para verte en directo ??????”.

Finalizo por hoy, con la promesa de seguir publicando más crónicas de esta “Nueva Normalidad”. ¡¡¡Mientras el cuerpo aguante!!!. (Fotos: Lajos Spiegel)

Previous post “Nueva Normalidad XLIII”: A pesar de las circunstancias, triunfa el cine al aire libre
Next post “Nueva Normalidad XLV”: Carlos Barcón y las ‘Bodas de Oro’ de la Sociedad Artística Ferrolana

Deja una respuesta