Mi buena amiga y destacada pintora, Marta Pardo de Vera (a la izquierda en la primera fotografía, con sus colegas Rosa Guisán y Ramón Manzano), me ha remitido el siguiente mensaje: “Lo recibo de personal del Banco de Alimentos. Y tal cual lo reenvío. [email protected] Amigos. Anoche recibí la información qué voy a compartir con vosotros. Sabéis qué el Banco de Alimentos es una asociación sin Ánimo de Lucro.

“Pero lo qué no sabéis, yo tampoco hasta anoche, es que uno de sus benefactores es La Casa Real. Sabíais qué: En el año 2019 distribuyó 160.000.000 de kilos de alimentos. Sabíais qué: En lo que va de año ya ha distribuido 120.000.000 de kilos. Sabíais qué: Hoy dará de comer en Madrid a 200.000 familias. Sabíais qué asiste a 1.900.000 familias.

“Pues bien la logística qué tiene es de 3.278 voluntarios en toda España y de todos los estatus sociales, desde el más Humilde a Directores Generales, Títulos Nobiliarios, Militares desde Sargentos a Generales. Todos estos SEÑORES no cobran un duro, si un duro, y solamente tiene 80 empleados, que estos cobran su salario.

“Confío qué os habéis hecho una idea de lo qué es y representa Banco de Alimentos de España. Pues bien, como los medios y la prensa, prácticamente no le dan bola, pues se la vamos a dar nosotros. Os pido hacerlo viral. Un abrazo”. Por nuestra parte, y que quede bien claro que somos un “medio de Comunicación”, sí queda dicho.

Y cumpliendo mi promesa, hoy publico el ameno e ilustrativo texto titulado “De las frases hechas o de los dichosos dichos sobre la justicia” que me remitió mi excelente amigo José-Manuel Liaño Flores, ex Alcalde de La Coruña.  Dice Liaño: “Quiero comentar hoy sobre “las frases hechas o dichos” en cuanto tienen un sentido velado u originario de censura hacia ciertos aspectos de la justicia o de simples palabras convenidas o narraciones, de las que señalo algunos ejemplos:

“Estar a la cuarta pregunta”. Equivale a estar escaso de dinero o no tener ninguno. Tiene su origen en que en los interrogatorios judiciales antiguamente para acreditar la pobreza se le hacían al litigante las siguientes preguntas: 1ª Nombre y edad. 2ª Patria y profesión. 3ª Religión y estado; y la 4ª: Si es pobre y carece de bienes raíces y rentas, por lo que solo vive del producto de su trabajo.

“Darle a cada uno su porqué”. Se refiere al estilo curialesco antiguo de los abogados que en los períodos de sus alegatos comenzaban precisamente con estas palabras: “Por que…“ y luego seguía la razón de lo que se dijera. Y se tasaba el trabajo profesional por el número de los “porqués”, de donde viene sin duda la frase de “darle a cada uno su porqué”, que equivale a pagarle lo que le corresponde.

“Liar los bártulos”. Deriva este modismo del célebre jurisconsulto Bártulo, profesor de Derecho en varias universidades de Italia, cuyas obras llamadas “Los bártulos” constan de 13 tomos. Los estudiantes de derecho de los siglos XVI y XVII llevaban los comentarios de este maestro en apuntes sujetos con una correa y al terminar la clase “arreglaban o liaban sus bártulos”.

“Mandar a uno a hacer puñetas”. Es palabra de uso cotidiano utilizado para denominar los adornos de encaje que llevan los magistrados en las bocamangas de sus togas. La confección de estos encajes y puñetas supone un trabajo ímprobo y de larga duración. De aquí derivó esa frase dirigida a aquellas personas a quienes deseamos ver lejos de nosotros.

“¡A buena hora, mangas verdes!”. Se dice de todo lo que llega a destiempo cuando ha pasado la oportunidad y resulta inútil su presencia. El origen de esta frase se debe a que, en tiempo de los cuadrilleros de la Santa Hermandad, creada por los Reyes Católicos, que tenían las mangas verdes en su vestimenta, como casi nunca llegaban a tiempo para capturar a los malhechores, se censuraba este retraso con aquella frase, que aún hoy se emplea habitualmente.

“Echarle a uno el muerto”. Hace referencia a que cuando se cometía alguna muerte violenta los vecinos del término donde se había producido el hecho, ante el temor de sus molestas consecuencias si no se descubría el asesino a tiempo, trasladaban el cadáver al término municipal contiguo. Puedo dar fe de un caso real, ocurrido estando el que esto escribe destinado como Juez en La Estrada en 1946, en que el cadáver de un hombre estuvo movido de una orilla a otra del rio Ulla, situado entre el Ayuntamiento de Vedra y el de La Estrada, sin duda empujado por los vecinos.

“Echar a uno con cajas destempladas”. Su origen está en la Milicia contra quien, habiendo cometido un delito, se le expulsa del Cuartel, a cuyo efecto se destemplan los tambores y tocándolos se le acompaña hasta echarlo del lugar.

“Vete a la porra”. Esta expresión procede de una frase militar, referida al bastón largo que llevaba el Tambor Mayor de los antiguos regimientos, con puño de plata y conocido con el nombre de “porra”. Este bastón clavado en cualquier lugar del acantonamiento marcaba el sitio donde tenían que permanecer los arrestados para sufrir el castigo impuesto por faltas leves.

“Tanto sabe un pueblo en punto a prácticas de la vida cuanto se deduce de sus dichos, que no son más que expresiones para el análisis de lo que en ellos se contiene. Y baste por hoy con los aquí citados. José Manuel Liaño Flores”. Tal cual.

Hace unos días estuve con el Dr. Ramón Veras (segunda foto), destacado integrante de Atención Primaria en La Coruña, y le felicité por el merecido premio “Princesa de Asturias de la Concordia” concedido a todos los sanitarios por su denodada y ejemplar lucha contra el maldito Coronavirus. ¡Muy merecido, sí señor!.

Turno ahora para el “Grupo de Riesgo”, del Coronavirus. Y hoy se asoma a esta ventana informativa mi excelente amigo Felipe-Senén López Gómez (tercera foto), gestor cultural, arqueólogo, historiador, museólogo y uno de los mejores ponentes que tuve en los “Congresos de Magia y Brujería de Galicia” que organicé durante 25 años.

Aunque nació O Carballiño (Ourense), el 10 de febrero del año 1948, es coruñés de adopción y ejercicio. Destacado escritor y conferenciante, ha sido Director del Museo Arqueológico de San Antón, funcionario de la Diputación de La Coruña, fundador y Presidente de “Portas Ártabras-Amigos dos Museos de Galicia”, etc.

Me dijo que le vino muy bien la cuarentena, para resetear y cambiar algunas cosas. Pasó el tiempo leyendo, escribiendo, y yendo a veces hasta “Portas Ártabras”, donde trabajan por videoconferencia, aunque el local está abierto pero limitado a 25 personas. Y el tema de los viajes será aún peor ya que, de autocares de 50 plazas, nada.

Vive con su hijo, museólogo de profesión (en el paro, como muchos, me subraya), con el que a veces se turna para hacer la comida, aunque otras veces la encargan. Dice que sale poco, porque la cosa es mucho más seria de lo que la gente cree, que son muchos los coruñeses que murieron por el maldito Coronavirus, y que teme un fuerte repunte en octubre. ¡Malo será, querido Senén!.

Y finalizo por hoy. Prometo seguir dándoles más “Partes de Guerra”. Mientras el cuerpo aguante…. ¡¡¡Saludos y salud!!!. (Fotos: Lajos Spiegel)

Previous post “Parte de Guerra LIII”: mascarillas y guantes de la ‘Covid-19’ un serio problema medioambiental
Next post “Parte de Guerra LV”, y mi libro “Coronavirus: la pandemia que aterrorizó al mundo”

Deja una respuesta