Pese al modernismo destructor y ateo, la costumbre de felicitar las Pascuas (o las Fiestas) no desapareció, y se incrementó de forma notable...